30 Jul

Detectando iones

Figura 1. Ionización mediante ESI

Los átomos, para poder ser desviados por campos magnéticos o eléctricos, deben ionizarse primero mediante un bombardeo de un haz de electrones, dando lugar a partículas cargadas positivamente. Esos electrones actúan como bolas de billar, eliminando electrones de la muestra. Esto se consigue pasando la muestra en solución a través de un capilar al que se aplica un potencial eléctrico. A la salida del capilar la solución se dispersa en forma de spray, formando pequeñas gotas cargadas, las cuales se evaporan rápidamente. Esto es lo que se conoce como ionización por electrospray (ESI por sus siglas en inglés).

A continuación, los iones positivos salen de la cámara de ionización mediante la fuerza de un campo eléctrico provista de una red cargada positivamente (repele) y otra cargada negativamente (atrae). Debido a que las fuerzas de atracción y repulsión actúan en la misma dirección, los iones se moverán rápidamente hacia la red cargada negativamente. Los iones más ligeros “viajarán” a mayor velocidad que los iones más pesados.

El trabajo principal del analizador de masas es aplicar un campo magnético externo a los iones que salen de la cámara de ionización. Este campo externo interactúa con el campo magnético generado por las partículas en movimiento, lo que hace que la trayectoria de cada partícula se doble ligeramente. La cantidad de curvas de la trayectoria de un ión depende de dos factores: la masa y su carga. Esto se conoce como relación (m/z), donde los iones más ligeros y con una carga mayor se desvían más que los iones pesados con una carga más pequeña. Por tanto, cada ión sigue un camino que depende de su masa.

Detectando iones

Los átomos, para poder ser desviados por campos magnéticos o eléctricos, deben ionizarse primero mediante un bombardeo de un haz de electrones, dando lugar a partículas cargadas positivamente. Esos electrones actúan como bolas de billar, eliminando electrones de la muestra. Esto se consigue pasando la muestra en solución a través de un capilar al que se aplica un potencial eléctrico. A la salida del capilar la solución se dispersa en forma de spray, formando pequeñas gotas cargadas, las cuales se evaporan rápidamente. Esto es lo que se conoce como ionización por electrospray (ESI por sus siglas en inglés).

A continuación, los iones positivos salen de la cámara de ionización mediante la fuerza de un campo eléctrico provista de una red cargada positivamente (repele) y otra cargada negativamente (atrae). Debido a que las fuerzas de atracción y repulsión actúan en la misma dirección, los iones se moverán rápidamente hacia la red cargada negativamente. Los iones más ligeros “viajarán” a mayor velocidad que los iones más pesados.

El trabajo principal del analizador de masas es aplicar un campo magnético externo a los iones que salen de la cámara de ionización. Este campo externo interactúa con el campo magnético generado por las partículas en movimiento, lo que hace que la trayectoria de cada partícula se doble ligeramente. La cantidad de curvas de la trayectoria de un ión depende de dos factores: la masa y su carga. Esto se conoce como relación (m/z), donde los iones más ligeros y con una carga mayor se desvían más que los iones pesados con una carga más pequeña. Por tanto, cada ión sigue un camino que depende de su masa.

De todos los iones que pasan a través del analizador de masas habrá muchos que no nos interesen. Para lo cual filtramos la corriente de iones que nos interese haciéndolos llegar hasta el detector, el cual nos va a dar el espectro de masas. Este espectro de masas se representa mediante un eje X con la masa de los distintos iones y un eje Y que nos da la intensidad relativa. A continuación se muestra un ejemplo de un espectro de masas de la capsaicina en el que podemos ver su ión molecular de 305 (Figura 2). Un compuesto no tan desconocido para las personas que disfruten de las comidas picantes. En otra ocasión hablaremos sobre esta molécula tan interesante.

Figura 2. Espectro de masas de la capsaicina

De todos los iones que pasan a través del analizador de masas habrá muchos que no nos interesen. Para lo cual filtramos la corriente de iones que nos interese haciéndolos llegar hasta el detector, el cual nos va a dar el espectro de masas. Este espectro de masas se representa mediante un eje X con la masa de los distintos iones y un eje Y que nos da la intensidad relativa. A continuación se muestra un ejemplo de un espectro de masas de la capsaicina en el que podemos ver su ión molecular de 305 (Figura 2). Un compuesto no tan desconocido para las personas que disfruten de las comidas picantes. En otra ocasión hablaremos sobre esta molécula tan interesante.